Deterioro Ambiental

Las relaciones entre el hombre y los recursos son contradictorias, ya que las sociedades humanas crecen y se desarrollan a expensas de sus recursos naturales, pero al mismo tiempo los destruyen de manera inmoderada.
De acuerdo con la calidad de las técnicas de explotación, se daña en mayor o menor medida a los ecosistemas. A la intensidad del daño ocasionado a un habitat se le conoce como deterioro ambiental.


Algunos de los factores que contribuyen al deterioro ambiental son:

 Agotamiento de los recursos naturales

 
38 países del mundo sufren una aguda escasez de agua dulce, 1.200 millones de personas no tienen acceso a agua potable, 2.400 millones están sin saneamiento. De los 4.000 millones de casos de Diarrea cada año, 2.2 millones de personas se mueren innecesariamente.

Enfermedades prevenibles relacionadas a agua contaminada causan 5 millones de muertos al año.


Mientras un turista en un hotel gasta 1.200 litros de agua al día, un tercio de la población mundial sobrevive con menos de 30 litros. La agricultura intensiva utiliza el 80% del agua dulce disponible en el mundo; así por ejemplo para producir 1 kilo de carne de vacuno se utilizan entre 100.000 y 200.000 litros de agua. La calidad de las aguas se ve amenazada por la altas concentraciones de productos químicos (nitratos, plaguicidas, metales pesados, hidrocarburos clorados, fosfatos de los detergentes, etc.) de la agricultura, la industria y los usos domésticos, con el consiguiente riesgo para la salud humana.

 Agroindustrias y forestación

 
Hasta el siglo XX, los agricultores y ganaderos criaban y mantenían una enorme diversidad de variedades de cultivos y animales de cría en todo el mundo. Pero esa diversidad se está reduciendo rápidamente en los establecimientos productivos debido a los modernos planes de hibridación de plantas y al consiguiente aumento de la productividad que surge de sembrar un número relativamente menor de cultivos que reaccionan mejor ante el riego, los fertilizantes y los plaguicidas.


Tendencias similares están transformando los ecosistemas forestales diversos en plantaciones de monocultivos de árboles de alto rendimiento -algunas de las cuales se parecen ahora más a maizales que a bosques naturales- e inclusive se han preservado ex situ menos genes de árboles que genes de cultivos como "póliza de seguros" contra las enfermedades y las plagas.

 
Deterioro y fragmentación del hábitat

 
La extinción puede resultar del hábitat inadecuado para las especies por causa de acciones humanas o mediante la fragmentación del hábitat. Ésta tiene el efecto de dividir a las poblaciones de especies anteriormente contiguas en pequeñas subpoblaciones. Si éstas son suficientemente pequeñas, entonces los procesos de causalidad conducen a aumentar las probabilidades de extinción en relativamente poco tiempo.


El 98% de los bosques tropicales secos de la costa del Pacífico centroamericana han desaparecido. Tailandia perdió el 32% de sus manglares entre 1961 y 1985, y prácticamente ninguna porción de lo que queda está exenta de perturbaciones. En los bosques tropicales, una de las principales causas de deterioro es la expansión de la agricultura marginal, aunque en determinadas regiones la producción comercial de madera puede causar un problema todavía mayor.


En los ecosistemas de agua dulce, las represas han destruido grandes sectores del hábitat de los ríos y arroyos. En los ecosistemas marítimos, el desarrollo costero ha eliminado las comunidades de los arrecifes y las próximas a las costas.

 Introducción de especies


La introducción de especies provoca muchas de las extinciones de especies registradas, especialmente en las islas. En esos ecosistemas aislados, un nuevo depredador competidor, o agente patógeno, puede poner en peligro rápidamente a especies que no pueden desarrollarse conjuntamente con los intrusos.


En Hawai, unas 86 especies de plantas introducidas amenazan la biodiversidad nativa; una sola especie de árbol introducida ha desplazado más de 30.000 acres de bosques nativos.


Explotación excesiva de especies de plantas y animales


Numerosos bosques, recursos  pesqueros y de vida silvestre han sido explotados en exceso, en algunos casos hasta la extinción.


Históricamente el gran auk y la paloma pasajera han sucumbido a esa presión. El cedro del Libano que cubría en cierta época 50.000 hectáreas, sólo se encuentra en unas pocas manchas aisladas de bosques. La explotación excesiva de la anchoa peruana entre 1958 y 1970 redujo extraordinariamente las dimensiones de la población respectiva y la captura. Actualmente, el rinoceronte de Sumatra y Java ha sido cazado hasta quedar al borde de la extinción, ocurriendo lo mismo con muchos otros vertebrados.


En muchos casos la extinción se ha debido al interés humano en obtener alimentos, pero la búsqueda de bienes preciados --especialmente el marfil--, de animales domésticos, curiosidades y artículos coleccionables también ha afectado a algunas poblaciones y aniquilado a otras.


El consumo en los países del Norte:


Para que el sistema capitalista pueda funcionar necesita aumentar constantemente los beneficios (la acumulación de riqueza). Esto produce que la producción y el consumo tenga que aumentar constantemente. Es en los países del Norte donde el crecimiento del consumo se ha producido de forma más intensa, hasta unos niveles tan elevados que las distinciones entre lujo y necesidad se desvanecen. Se consume sobre todo "energía cultural" (coches, televisión, electrodomésticos,etc.) y el único límite para el consumo de energía lo pone el dinero. A escala mundial, el 20% de los habitantes de los países del Norte hacen el 86% del total de los gastos en consumo privado y, en lo que al gasto energético se refiere, el 5% más rico, consume el 58% del total de la energía. Así, corresponde a la quinta parte de la población mundial que vive en los países de ingreso más elevado el 53% de las emisiones de dióxido de carbono. Además se fomenta una "cultura del despilfarro", en la que se favorecen los productos de corta duración, que intensifican, aún más, el consumo. 
A esto también se le ha llamado "cultura de usar y tirar".

 
El consumo en los países del Sur:


El consumo de los países del Sur dista mucho de alcanzar los niveles de los países del Norte. El 20% más pobre de los habitantes del mundo ha quedado excluido de la explosión del consumo. Una niña nacida por ejemplo en Madrid agrega más al consumo y la contaminación a lo largo de su vida que entre 30 y 50 nacidos en países del Sur. El promedio de consumo de cualquier persona de los países occidentales es 300 veces mayor que el de una persona de Bangladesh. Aunque es preocupante también los elevados costes ambientales en países como Brasil, China, India, Indonesia o México, a causa de las deslocalizaciones de la producción industrial de los países occidentales hacía los países del Sur, así como el crecimiento del consumo que los países del Sur están experimentando. Esto ocurre porque en países del Sudeste Asiático y América Latina, el crecimiento industrial y del consumo se está dando de forma más violenta. La superpoblación de muchos estados del Sur, por si misma, no determina un distinto uso de los recursos, sino que éste viene determinado por la capacidad adquisitiva de las familias, y es justamente esta última la que condiciona la tasa de natalidad y, en último término, la superpoblación. La elevada población de los países del Sur crea una presión sobre el medio (deforestación, erosión del suelo, emisión de contaminantes etc.). Sin embargo, el factor determinante en el deterioro ambiental del planeta es, como ya se ha comentado, la globalización económica. Así en una familia del Sur casi todas sus posesiones están relacionadas con la alimentación, mientras que en la del Norte las cosas relacionadas con la alimentación sólo suponen una pequeña parte de lo que tienen, lo que determina el tipo de energía que se consume. En los países del Sur casi no se consume este tipo de "energía cultural", no existe la sociedad de bienestar, sino una vida casi de supervivencia, en la que los hijos e hijas son imprescindibles para trabajar y mantener a los padres, creándose así un círculo vicioso en el que la pobreza lleva a un mayor crecimiento demográfico, que conduce a una mayor degradación del entorno local, que a su vez produce una mayor pobreza, y así sucesivamente. Es importante resaltar que no por tener muchos hijos se han convertido en pobres, sino al revés.


 LA CONTAMINACIÓN



Es la presencia de sustancias nocivas y molestas en nuestro medio ambiente: el suelo, el aire y el agua. Esas sustancias son eliminadas por las actividades humanas, fundamentalmente la agrícola y la industrial.


La contaminación afecta a las plantas, los animales y las personas


Las ciudades son lugares elegidos por la mayor parte de las personas para vivir: por su cercanía a servicios básicos: Comercio, hospitales, colegios. Pero esta gran concentración de personas y la mala utilización de recursos naturales, y los desechos que producimos provocan un “impacto ambiental”, que deteriora la calidad de vida de sus habitantes.


CONTAMINACIÓN DE LAGOS, MARES Y OCÉANOS


El agua es un elemento muy importante para los seres vivos. Lamentablemente los avances del hombre han convertido a los ríos, mares y lagos en basureros donde se arrojan todo tipo de desechos incluso los tóxicos.


Cuando esto ocurre, el agua se vuelve turbia, lo que impide un buen paso de los rayos del sol, afectando la vida animal y vegetal.


Esta contaminación se produce por eliminación de:


Aguas residuales:
Son aquellas que trasladan desechos de las casas de la ciudad.


En muchas ciudades, las “aguas negras”  son arrojadas al agua sin tratar, de este modo llegan a ríos y lagos. Lo peligroso es que, esta agua que llega a un río o un canal es usada para regadío, los microorganismos de las deposiciones se depositan en los alimentos que consumimos, con el riesgo de enfermedades como hepatitis, fiebre tifoidea o cólera.


Otro problema para el agua lo constituyen los detergentes y productos de limpieza, que poseen un alto porcentaje de fosfatos




Residuos industriales:
Las industrias arrojan al agua productos que contiene metales como el plomo, el níquel y el mercurio. Estos se acumulan en los moluscos y peces que luego son consumidos por la población, provocando serias enfermedades


Residuos mineros:
La minería es una actividad que elimina gran cantidad de lodo, arcilla, hollines y virutas a las aguas de los ríos


Residuos atómicos:
Las centrales térmicas y nucleares eliminan agua a una temperatura más elevada que la de los ríos o mares. Este calor provoca un desequilibrio en la frágil vida acuática, provocando muerte de peces, larvas y alevines.


El problema más grave lo ocasionan los “desechos atómicos”, enterrados en cajas en los fondos marinos. Estos recipientes pueden deteriorarse por el efecto del agua y del tiempo y liberar su peligroso contenido.


Residuos Derivados del petróleo:
Estos residuos tienen distintas fuentes y llegan a las aguas de maneras dferentes. Por ejemplo: el agua de las lluvias lava las calles y arrastra restos de alquitrán, aceites y combustibles, los cuales finalmente van a parar a los ríos


En los casos en que el petróleo es eliminado en grandes cantidades por los barcos ya sea por choques o hundimiento de buques que transportan petróleo, se forma una densa capa sobre las aguas, llamada “marea negra”. Dicha capa impide la oxigenación de las aguas, no permiten el paso de la luz. Además los animales de los mares lo ingieren causándole serios daños. Las aves se cubren de esta sustancia, pierden las grasas naturales de su plumaje, no pueden volar ni aislarse del frío. También pierden su aislante térmico los mamíferos marinos.


A pesar de los esfuerzos que se hacen por limpiar estas manchas, los daños que ocasiona son irreparables


CONTAMINACION ATMOSFERICA


Cuando la composición habitual del aire se altera por la introducción de elementos extraños, se contamina.


Esta contaminación es el resultado una vez más, de la acción del hombre.


Los problemas de la contaminación atmosférica son tres:


Lluvia ácida: Un importante componente del agua es el vapor de agua, que al condensarse, produce lluvias. Los contaminantes derivados de la actividad del hombre (autos, industrias) se eliminan a la atmósfera, al combinarse estas con la lluvia provocan una “lluvia ácida” que afecta a los bosques, cultivos, organismos acuáticos, etc.


El ozono protector: El ozono es un gas de color azul, y forma parte de la atmósfera (ozonósfera), que actúa como un escudo invisible que absorbe las nocivas radiaciones ultravioletas del sol. Ciertas sustancias como las que se utilizan para los aerosoles, sistemas de refrigeración y otros, destruyen la capa de ozono, produciendo un “agujero” aumentando las radiaciones y sus efectos son:


  • Deprimir la actividad inmune en animales y personas
  • Favorecer la aparición de enfermedades oculares como cataratas.
  • Producir envejecimiento prematuro y cáncer de piel.
El efecto invernadero: El dióxido de carbono es un gas que mantiene la temperatura de la corteza terrestre, reteniendo la energía del sol. El aumento de este y otros gases ha hecho que también aumente la temperatura de la tierra, al igual que como ocurre en un invernadero protegido por un plástico, que mantiene una mayor temperatura en su interior.


Esto representa graves consecuencias para la vida humana, tales como.
  • Se descongelaran los polos y glaciares, aumentara el nivel del mar lo que podría llevar a que algunas islas se hundieran, e inundar ciudades costeras.
  • Se perderán tierras fértiles
  •  Se alterara el clima, ya se están viendo inundaciones y sequías
¡Atención con el smog!


Esta palabra, viene de la combinación de dos palabras inglesas: “smoke” que significa “humo” y “fog” que significa” niebla”


Se produce por una combinación de contaminantes (gases de los vehículos e industrias, polvo) con hollín y vapor de agua atmosférico.


Esta combinación forma una espesa capa de niebla contaminante, que produce. Irritación en los ojos, trastornos en las vías respiratorias.


Hemos sido testigos en nuestra ciudad de días de alta contaminación a tal punto en que se deben suspender las actividades deportivas, en los días de pre-emergencia y emergencia ambiental, que indican un alto nivel de smog, aumentando también en forma importante las enfermedades respiratorias especialmente en niños y ancianos


CONTAMINACIÓN DE LOS SUELOS


El suelo es un recurso natural que corresponde a la capa superior de la corteza terrestre. En esta capa terrestre el hombre ha sido capaz de generar alimentos (agricultura), criar animales (ganadería) explotar bosques (selvicultura), y los minerales. Además el hombre ha construido sobre la tierra sus viviendas y caminos.


Cuando en el suelo depositamos en forma voluntaria o accidental papeles, vidrios, plásticos, restos de comida, sustancias radioactivas, etc., se alteran las características del suelo lo que lo produce efectos sobre los seres que lo habitan.


Entre estos contaminantes encontramos.


Plaguicidas: en un intento por controlar las plagas se han utilizado diversos productos químicos, que no solo afectan al insecto que se quiere eliminar, sino también a otras especies, y puede afectar al hombre que los manipula, por ser altamente toxico además si son consumidos con los alimentos tienen efectos a largo y corto plazo.


Desechos de la actividad minera: la actividad minera también produce desechos, como metales pesados, mercurio, plomo, cobre, arsénico, entre otros. Estos tienen efectos sobre las poblaciones que viven en las cercanías de centros mineros.


Algunos de los efectos tóxicos de estos metales son: alteración del sistema nervioso y renal, disminución del coeficiente intelectual, en los adultos, altera el carácter y los vuelve más agresivos.


Residuos nucleares: La energía nuclear genera residuos muy peligrosos, por su efecto sobre los hombres. , Estos mantienen su radioactividad por siglos. Esta peligrosa basura se guarda en contenedores, que se almacenan en grandes bidones de plomo y son arrojadas al fondo del mar, como vimos anteriormente, o son depositados en las altas montañas


Las Pilas: Las pilas contiene metales pesados como plomo, zinc y mercurio. Estas deberían ser siempre eliminadas y no guardadas en los hogares. Deberían eliminarse por separado del resto de las basuras, ya que al corroerse la carcasa por efecto del tiempo, en los rellenos sanitarios comunes, se liberan estos metales al suelo, y contaminan a las plantas y animales.